Category: CHACHAPOYAS EN IMAGENES

AJEDREZ CALLEJERO

Desde hace un tiempo a la fecha, la Municipalidad Provincial de Chachapoyas, viene facilitando y promoviendo la práctica del ajedréz ajedres plazaaentre la juventud chachapoyana instalando tableros en lugares céntricos de la ciudad, en esta ocasión los vemos en la Plaza de Armas, y en otras también lo hace en el Paseo Peatonal del Jirón Amazonas, una iniciativa que debe de resaltarse y felicitar.

LA CASA DE PANTOJA

Y como estar en Vituya y no ir a La Estancia (Como siempre, “Aquisito nomas”), a una media hora a pie de la población, efectivamente están los restos de la casa y también la entrada del famoso túnel que según algunos conduce a las riquezas de Pantoja, otros dicen que a Chiliquín y según la dueña actual, a un foso de la misma casa. era muy tarde para lograr una foto del túnel (fui a verlo después del trabajo) pero habrá momento para regresar seguramente, mientras, les copio una versión de la Leyenda de Pantoja encontrada en internet:

… Dice la leyenda que el Virrey tras leer una solicitud de un tal cacique de Chachapoyas se quedó muy sorprendido al leer que en el documento se pedía la autorización para construir “una casa con tejas de oro y vigas de plata”.

 

A los pocos días salía de la capital virreynal una comisión de soldados con órdenes precisas de llevar a la casa de Pizarro al pretencioso cacique. Según el escritor Gustavo Collantes Pizarro, los soldados del virrey cumplieron con llevar al cacique hasta Lima, y según Raymondi, el Virrey lo puso ante una comida española e india, de la que el cacique cogió con las manos las papas sancochadas diciendo: “Así se come en mi tierra”, confirmando su ascendencia, pero no llegó a descubrir el origen de sus riquezas.

Se cree que Pantoja murió en Chachapoyas dejando un testamento sobre su cuantiosa fortuna, el cual permanece perdido. Existen dos versiones más sobre la existencia del cacique. Una, que Pantoja, al saber que sus soldados se acercaban a su casa de La Estancia, preparó un magnífico banquete, pero con alimentos envenenados, y antes que llegaran los invitados ocultó sus tesoros en una laguna que aún existe en el lugar denominado Corrales y, según otros, en un subterráneo que existe en La Estancia.

José López asegura que en Pana hay algo parecido a un balcón sobre un precipicio, que se señala como el lugar donde el cacique escondió sus riquezas. La otra versión dice que Pantoja era sabio y adivinó que venían soldados, prediciendo a qué hora vendrían a prenderlo y que hasta supo sus nombres, que dejó sobre la mesa bolsitas con oro para cada uno de ellos, con su nombre, y que luego se suicidó tomando veneno.

Decía el viejo maestro de historia de Amazonas, Sr. Arturo Zubiate Zabarburú, que el cacique quiso edificar su casa, con tejas de oro en el techo, en el mismo lugar que ahora ocupa la Corte Superior de Justicia, en la plaza de armas, lugar que antes fue llamado de La Artillería.

En su fundo La Estancia, situado cerca del río Vituya, afluente del Sonches, doña Trinidad Saavedra decía, que según afirmaciones ahí estuvo la casa donde vivió el cacique Pantoja, y que bajo ella, según la tradición, hay un profundo subterráneo cuyo túnel se prolonga por kilómetros y llega hasta Luya a la casa de un tal Soplín.

Aguas arriba de la quebrada del Molino se encuentra la de Pantoja, existe una cueva en cuyo interior hay un mural completo lleno de petroglifos, uno de los cuales semeja una cabeza feminoide antropomorfa, Chavín cuyo nombre es el mismo que del cacique, Pantoja. Tan relacionado está el nombre de Pantoja que se dice que hasta la mina de sal de Yuracmarca se conoció debido a que sus animales iban a lamer en el lugar.

El nombre de Pantoja es asociado por tradición con tragedia y misterio, con maleficio y hechizo. Por eso los naturales se resisten a excavar para descubrir los entierros y a penetrar en el túnel de La Estancia, por lo que la verdad de toda esta historia, ocurrida por el año de 1780, queda oculta, flotando como un fantasma de ultratumba, un misterio más de los muchos de Amazonas.

Fuente: Mitinci, 1981, Inventario y Evaluación del Patrimonio Turístico del Departamento de Amazonas, Escuela Profesional de Turismo y Hotelería de la USMP, Lima Lexus, 1998, Gran Enciclopedia del Perú, Grafos S.A. Madrid Wust Walter, 1999, Guía Inca del Perú, PEISA, Lima http://www.mincetur.gob.pe/

CASONA MONSANTE

Originalmente propiedad de la Familia del mismo apellido, fue sede también del Estanco de la Coca y del Banco de la Nación, una casona tradicional chachapoyana convertida en un acogedor hotel, manteniendo a la vez el estilo y hospitalidad de la ciudad

 

ESCENAS DE LA CIUDAD

Angulos y colores de la Chachapoyas de hoy que sorprenden y encantan, y que muchas veces ni siquiera los vemos.

LA CASONA MONTEZA

Quizá una de las mas antiguas y representativas casonas Chachapoyanas, la Casona Monteza, perteneciente originalmente a la Familia Monteza Aguilar, actualmente ha sido adquirida por un empresario Chachapoyano que la reconstruyó remozando con visible éxito su hermosa arquitectura y actualmente está alquilada por un artista local, quien ha sabido reconstruir el espíritu de la vivienda decorándola con antiguedades, artesanías y obras de su autoría, el resultado es el que podemos ver en las fotografías de abajo, disfrútenlas.