Muy temprano en la Plaza, los blancos hieren la vista