Mirador de la Mama Nate, un lugar para la bohemia